Attack the Krab!! necesita que vuelvas a confiar en impliK2

Attack the Krab!!, la cerveza solidaria con la lucha contra el cáncer de impliK2, a examen

(A raíz de la publicación en las redes sociales de este mea culpa, nos han llegado muestras de apoyo a centenares y se nos han abierto las puerta de varias cerveceras. Parece que, como dijo Jorge hace unos días, Attack the Krab!! no es una cerveza, es un sentimiento.)

No es fácil publicar un post como este, no, pero nos sentimos obligados.
La última impliK2, una Attack the Krab!!, no tenía la calidad que nos exigimos nosotros mismos y que tú esperabas, y quiero pedirte disculpas en nombre de impliK2. Pusimos la misma ilusión y ganas de siempre pero salió mal todo lo que podía salir mal.

Con Attack the Krab!! Meeting Edition pecamos de impacientes y confiados, ¡como si fuéramos novatos!
Nuestro gran error fue vender una cerveza sin haberla testeado, confiando solo en el criterio de terceros. ¿Por qué?

‘¿Por qué va a salir mal?’
‘¿Qué va a salir mal?’
Y salió mal y encima la gestión de la postventa nos pilló en chanclas.
La preventa había sido un éxito, la expectación era enorme debido a que muchos blogs se habían hecho eco de la puesta a la venta de la cerveza (seguro que tú también la estabas esperando), y se acumulaban tantos pedidos, que nos precipitamos y vendimos la piel antes de cazar el oso. Cerveza artesana impliK2
Vendimos la cerveza un poco ‘verde’ porque eso se soluciona con los días… pero esta no evolucionó como debía.

Quiero que sepas que mientras tuvimos control sobre el producto, estaba ‘correcto’, ‘vendible’ y ‘defendible’.

Cerveza solidaria Attack the Krab!!
Algunas voces tímidas nos sugirieron sin demasiada contundencia que la cerveza ‘no era muy buena’ y lo atribuimos a que no era una frikada loca como habían sido las anteriores, francamente.
Hasta que entendimos qué ocurría… un marcadísimo sabor a metálico y un punto de acidez inconveniente.

Gestionar la postventa de un producto defectuoso es complicado y las circunstancias de este lo complicaron más.
Para impliK2, habría sido mucho más rentable retirar el producto, devolverlo a la fábrica y a otra cosa, pero, insisto, las circunstancias no eran las ‘habituales’: Se había distribuido por toda España en poquitas cantidades, así que estaba muy, muy repartida; además, muchos focos estaban puestos en ella; y no queríamos perjudicar a una cervecera modestísima que había hecho un enorme esfuerzo material y personal altruistamente. Por otro lado, no olvidemos que Attack the Krab!! es una cerveza solidaria que dona su beneficio, y si no hay beneficio… no hay donación, y los números siempre deben estar muy claros.

No sabemos si fue una buena decisión pero optamos por atender las escasas reclamaciones recibidas y confiar en que el producto estuviera ya consumido ‘aprovechándonos’ un poquito de la buena voluntad de quienes conocéis el proyecto. Con la cantidad de cerveza buena que hay en el mercado, quien compra una Attack the Krab!! no lo hace por lo que hay dentro de la botella. Hay que decir, además, que, aunque muy mejorable, la cerveza no era un truño, se podía beber.

Nunca sabremos si fue la mejor opción pero así nos lo pareció.

Las calamidades de esta Attack the Krab!! no acabaron aquí, no, pero es preferible no revolcarse en la miseria y pasar página.

Somos conscientes de que esta cerveza y nosotros mismos hemos sido tratados con muchísima delicadeza, las críticas podrían haber sido muy duras, y no ha sido así. Queremos darte las gracias de corazón por eso.

Llegados a este punto solo nos quedan tres cosas por hacer:
-Recordarte que atenderemos cualquier reclamación.
-Prometerte que no volveremos a cometer este tipo de errores, que de todo se aprende.
-Comprometernos a que impliK2 va a ser una garantía indiscutible de calidad.
-Darte nuevamente las gracias, esta vez porque confiarás en la próxima impliK2 Attack the Krab!!, que ya se está gestando y que será un cervezón, te lo garantizo.

Un abrazo y recuerda que al puto cangrejo solo lo ganamos entre todos.
Attack the Krab!!

#AttackTheKrab!!