La cerveza camuflada

El vino a veces se infiltra entre las cervezas tratando de pasar desapercibido.

Dos señoras mayores, muy mayores, muy encogiditas ellas, arrugaditas, entran con gran esfuerzo (el escalón de entrada es alto y la puerta es algo pesada).
-Buenos días -dice una de ellas.
-Buenos días.

Anécdotas de la venta de cerveza.

-¿Tienen botellas de medio litro de vino? -pregunta la otra, con una sonrisa exagerada para sostener las gafas en su sitio.
-No, no tenemos vino –digo con el corazón encogido, los ancianos me conmueven – Sólo tenemos cerveza.
-¿Sólo cerveza? -dice una de ellas, mientras ambas miran de arriba a abajo todos los estantes de la tienda. 
-Sólo cerveza.
-¿Incluso ese vino? –dice señalando, obviamente, una botella de cerveza.
-Eso es cerveza.
-¿Ese vino es cerveza?
-Cerveza, sí.
Se miran entre ellas, se ríen, se lo miran todo asombradísimas, se miran otra vez, me miran y se despiden. Se cogen entre ellas del brazo y mientras se dirigen a la puerta:
-¿Has visto qué cantidad de botellería?
-Uis, sí, qué cantidad…
-Pues la nena esa dice que todo es cerveza pero a mí no me engaña, yo sé que es vino.

Join The Discussion

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies