Nos entusiasma entusiasmar con cerveza

Ayer tuvimos una Cata de cerveza de introducción a la cultura cervecera ‘sin formalidades’.

¿Qué es la cerveza? ¿Cómo se hace? ¿Qué es eso del lúpulo? ¿Qué clase de cereal es la malta? ¿Cómo se sirve, a qué temperatura, en qué recipiente? ¿Cómo se conserva? ¿Por qué la cerveza artesana es turbia? ¿Por qué tiene poso? ¿Me lo sirvo también? ¿Por qué la cerveza artesana me sabe diferente cada vez? ¿Caduca la cerveza? ¿Con qué alimentos combino mi cerveza y cómo? ¿Cómo saber qué cerveza me gusta y cómo la pido en la cervecería? ¿Por qué la cerveza artesana es tan cara?

Como pasa siempre, se nos fue de las manos.
En lugar de 6 cervezas, probamos 9 o 10, algunas realmente muy, muy, muy especiales que sólo podéis probar aquí, en 2D2Dspuma

Una cosa llevó a la otra, y otra a la otra, y otra a la otra… 3 horas estuvimos! Hasta comimos chocolate!

 target=

Los participantes, de lujo: un grupo de compañeros de trabajo y amigos con muchas ganas de aprender sobre cerveza y abandonar, definitivamente, la BolDan (o no).

La cerveza y su casi infinito espectro de sabores y aromas fue la protagonista absoluta y conquistó incluso a los más reticentes. Se habló de lo que los asistentes quisieron, se respondió a preguntas, se erradicaron falsos mitos… y se bebió cerveza.
Susana estuvo ocurrente (dentro de sus limitaciones) y comunicativa.
Y el lunes otra!

La cerveza es mucho más que un refresco con alcohol y nos hemos propuesto que te apasiones con ella.

Making off

¿Por qué una cata informal y desencorbatada?

Los motivos son varios:
-No parece buena idea un guión en una cata abierta que pretende resolver las dudas específicas de los asistentes.
-Tampoco parece buena idea mucha formalidad para tratar relajadamente sobre un producto vinculado al ocio y a los momentos de menos etiqueta.
-Y, por encima de todo, porque quien se ha comprometido a dirigirla, abomina de la grandilocuencia, de hablar en público y, sobre todo, de las corbatas.

¿Y por qué este formato?
Esta cata es nuestra propuesta para llenar un hueco y hace ya tiempo que nos rondaba la idea. ¿Y qué hueco es ese que creemos que debe ser llenado?Los que trabajamos a fondo la cerveza acabamos perdiendo algo de perspectiva. Actuamos como si todo el mundo quisiera convertirse en un experto beer sommelier cuando la realidad es que el consumidor medio, que habitualmente bebe alguno de esos refresquillos con alcohol de las macros, acaba de tener su primer contacto con la cerveza ‘alternativa’, y lo que llama su atención, además del precio, es la gran diversidad de registros gustativos, olfativos y visuales… y lo que le interesa de verdad es saber disfrutarla más, sin pijadas.
¿Complicaciones? Las justitas, por favor, y solo si voy a disfrutar más de mi cerveza.

La cerveza, tan familiar, es tan desconocida… Hay cientos de miles de seres sedientos de cerveza ‘buena’ deseosos de entender algo de todo eso del lúpulo y de los sedimentos.
Constatar esta situación nos llevó a especular sobre cuál sería la forma idónea de aproximarse a la cerveza ‘de verdad’. La aproximación perfecta es aquella que abarca mucho y aprieta hasta satisfacer la demanda de los participantes, ¿no?
El caso es que la cerveza es un objeto multidisciplinar y puede observarse desde muchísimas perspectivas: desde la perspectiva de la sumillería meramente descriptiva, de su cata taxonómica, de su cata en busca de defectos, de su elaboración, desde la perspectiva comercial, del consumo lúdico o gastronómico, de su servicio profesional, de su historia, su aspecto etnográfico, antropológico, etc., pero ceñirse a una de ellas deja al consumidor en tierra de nadie e insatisfecho. Además, si la cata es muy técnica, acabas con la sensación de que tú no tienes paladar o de que eres un paleto porque no distingues las notas de albaricoque del fondo floral, y es lo que suele ocurrir con las catas disciplinares.
Después de darle muchas vueltas, llegamos a la conclusión de que lo más adecuado es una cata de introducción muy general, de orientación muy pragmática y, sobre todo, muy lúdica, huyendo de sentencias y de púlpitos y de tecnicismos excesivos… en plan charla con los amigos bebiendo cerveza. ¿Qué mejor manera de aproximarse a la cerveza que sentados alrededor de ella, en su espacio natural: el bar?

Déjate de butíricos y acéticos y ponme una birra…

¿Qué le será más útil a alguien que empieza, saber cómo servir una cerveza para potenciar sus cualidades o cuántos IBU tiene una APA? ¿Saber qué es el DMS o si conviene servir la cerveza haciendo espuma?
Tampoco podemos olvidarnos de que la cerveza no es solo bebendurrio y tiene una dimensión gastronómica. ¿Y qué mejor aproximación a un producto gastronómico que a través de sus ingredientes y su proceso de elaboración? ¡También hablaremos de ellos!
Y además la pondremos a prueba en tres maridajes, para que veas cómo se comporta.

¿Lo ves? Práctica, muy práctica.

Join The Discussion

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies